Comencé a tocar la guitarra española a los 15 años y mi amor por

el instrumento fue derivando en un profundo interés por sus aspectos

físicos y constructivos.

Fue de la mano del maestro Rafael Lopez Porras que pude materializar

el sueño de hacer mi primera guitarra, sucedió en Cádiz.

Él decía que parte del espíritu del guitarrero queda impregnado en

el instrumento, así como los ecos que rodean a éste cuando se está contruyendo.

Yo también lo creo.


Si te interesa puedes seguirme en facebook o instagram:

    

Para hacer la consulta que quieras este es mi mail: